• Español
  • Inglés

Horario : Lunes a Viernes 10-14h y 16-20h  - Contacto : Nuestra clínica dental en Alcalá de Henares: 912 61 97 25/44

Regeneracion osea guiada. Saludalia Dental Alcala de Henares

Regeneración ósea guiada: Principios fundamentales

La regeneración ósea guiada es una práctica clínica que permite, mediante el uso de biomateriales reabsorbibles, la regeneración del hueso de forma anatómica y funcionalmente idéntico al que estaba antes y desapareció por alguna razón.

Es un auge exitoso en las terapias biomédicas, pues la regeneración ósea guiada (ROG) ha resuelto alteraciones odontológicas consideradas un problema de salud pública, como por ejemplo la insuficiencia ósea de los huesos maxilares, algo muy común en pacientes con prótesis.

En esos casos, y en los defectos de grandes magnitudes, la ROG acelera el tiempo de curación de las heridas óseas, dando mejor calidad de salud.

Como si se tratara de andamios en un edificio en construcción, los biomateriales son aislantes de las células que no deben participar en la regeneración, y son matriz para las que deben adherirse, proliferar y especializarse.

Para aplicar esta técnica se deben conocer los principios fundamentales relacionados con mecanismos biológicos y moleculares que rigen la reparación del tejido y, además, tener en cuenta los biomateriales disponibles para el procedimiento.

Y ante las dudas de algunos pacientes que llegan a Saludalia Dental, siempre informamos que a la masa ósea sólo hay que guiarla e impulsarla, porque el cuerpo humano tiene la capacidad de renovar sus tejidos, sobre todo el hueso. De hecho, el cortical puede regenerarse un 5% al año y el trabecular 20% al año.

Para que la ROG tenga el éxito esperado, más allá de la técnica y el biomaterial a usar (algo que sigue siendo una discusión controvertida), el especialista debe tomar en cuenta la composición química y mecanismo de acción de los biomateriales a usar, los verdaderos requerimientos del paciente, su condición sistémica, los mecanismos biológicos y moleculares que subyacen a la técnica, la relación costo-beneficio y los procedimientos mínimamente invasivos.

El hueso es un elemento importantísimo en el cuerpo humano: posibilita la acción mecánica de la musculatura, protege órganos vitales y alberga la médula ósea hematopoyética. Es reservorio de calcio, fósforo y otro iones; también es una reserva de proteínas que participan en la regulación de la diferenciación celular, en la integridad y función del tejido óseo.

Cuando hay una lesión en el hueso maxilar, el que sostiene la dentadura, tiende a recuperarse a través de tres etapas de cicatrización que van desde la formación de hueso sobre las membranas de tejido conectivo fibroso, a partir del mesénquima sin pasar por una etapa cartilaginosa.

El proceso de osificación contiene tres mecanismos de control óseo que resultan básicos:

  1. La osteoinducción es la transformación de las células precursoras en células osteogénicas.
  2. En la osteogénesis esas células osteogénicas forman depósitos de matriz mineralizada.
  3. Y finalmente la osteoconducción, que es la formación de hueso sobre la superficie de un andamio (matriz colágena fisiología o el andamio implantado).

El proceso de osificación, en el que es determinante el rol de las células, la matriz extracelular y los vasos sanguíneos, hay una serie de eventos biológicos a tomar en cuenta, y que se dan en un orden específico.

Primero habrá una reacción inflamatoria y formación de hematoma inicial, con eritrocitos, plaquetas y fibrina. Luego, las células del coágulo liberan interleuquinas y factores de crecimiento, originando la migración de linfocitos, macrófagos, precursores de osteoclastos y células mesenquimales pluripotenciales.

Todas esas señales moleculares promueven la diferenciación hacia células endoteliales, fibroblastos, condroblastos y osteoblastos, dando origen a un nuevo tejido fibrovascular, que reemplazará al coágulo inicial.

Ya será el momento para la degradación del coágulo y la limpieza de la herida, con la respectiva formación de tejido granular. Esto da paso a la síntesis proteica y la mineralización de nuevo hueso.

Al aparecer, el hueso será una red constituida por trabéculas (el hueso esponjoso primario), y pronto será sustituido por hueso secundario, que será eliminado o transformado en hueso cortical. Finalmente es el modelado, con el que se cambian el tamaño y forma del hueso en función de reabsorción y aposición ósea.

Siendo la ROG una terapia que se fundamenta en la utilización de sistemas de barrera mediante membranas que aíslan un determinado defecto óseo, excluyendo células provenientes del epitelio gingival y el tejido conectivo en el proceso de cicatrización, resulta uno de los de mayor éxito en su aplicación.

Antes de los biomateriales, había otras opciones con las que trabajar, como el implante de tejidos autólogos (autoinjertos de fragmentos de hueso del paciente); alogénicos (injertos de hueso de cadáver acelular procesado); xenogénicos (porciones de hueso provenientes de animales) o materiales sustitutos sintéticos o también llamados materiales aloplásticos inertes (metales, plásticos, cerámicos y vitrocerámicos).

La ventaja de los biomateriales es que pueden ser absorbidos por el organismo en el proceso de formación de nuevo hueso, sin que haya riesgo de ningún tipo. Se da lo que se llama una biocompatibilidad entre la persona y el material usado.

Sin embargo, esta técnica no puede ser aplicada a todo paciente por igual. Las guías médicas la desaconsejan en casos de defectos óseos de una pared; en pacientes con patología sistémica no controlada, o sometidos a radioterapia de cabeza y cuello; ni a personas bajo tratamiento con bisfosfonatos.

Tampoco es recomendable en personas con lesiones tumorales, quistes o lesiones agresivas; ni procesos activos de infección.

Mediante experimentos en modelos animales y clínicos, la regeneración ósea guiada (ROG) ha probado ser una técnica fiable, pues se demostró la neoformación ósea lograda por dos posibles vías: a partir del periostio y de células derivadas de la región medular con potencial osteogénico; o por el reclutamiento de células con potencial osteogénico de las poblaciones celulares de los Canales Haversianos y de Volkmann, y principalmente del endostio.

En la clínica dental en Alcalá de Henares de Saludalia Dental trabajamos día a día para dar las mejores soluciones a los pacientes que llegan a nuestra clínica. Si estás interesado en someterte a algún tipo de tratamiento dental, puedes llamarnos y pedir cita sin compromiso.

Ver fuente imagen

Regeneración ósea guiada: Principios fundamentales
5 (100%) 1 vote

El Doctor José Luis Domínguez es licenciado en Odontología por la Universidad Complutense de Madrid. Cuenta con un Máster Universitario en Cirugía Bucal en la Universidad de Alcalá. Es cirujano en Saludalia Dental Alcalá de Henares.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario. Más información

Las opciones de cookies en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" y así poder ofrecerte una mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando por este sitio web o haces clic en "Aceptar", estarás consintiendo el uso cookies de este sitio. Política de Cookies

Cerrar