• Español
  • Inglés

Horario : Lunes a Viernes 10-14h y 16-20h  - Contacto : Nuestra clínica dental en Alcalá de Henares: 912 61 97 25/44

Problemas dentales del chupete

Este accesorio se convierte en infinidad de ocasiones en la salvación de los padres, que no saben cómo conseguir que su hijo se calme. Sin embargo, el uso prolongado del chupete puede provocar algunos problemas en el desarrollo del bebé.

Los bebés tienen un reflejo conocido como el de succión, que hace que se relajen si se les ofrece el chupete al despertarse. También es muy probable que se calmen cuando se les pone el chupete entre las tomas de comida y dejen de llorar e incluso vuelvan a dormirse. Sin embargo, si el uso del chupete se hace de manera constante, éste puede crear malformaciones tanto en las fosas nasales como en el paladar. Al producirse este hecho, el niño tendrá más facilidades a la hora de sufrir enfermedades como la otitis o las obstrucciones nasales. Incluso, existe la posibilidad de que, con el paso del tiempo, si los niños alargan el uso del chupete, éste pueda deformar la salida de los dientes y como consecuencia se tenga que buscar la ayuda de un odontólogo, ya que lo más probable es que necesite de una ortodoncia.

El hecho de que haya niños que desarrollen deformidades dentales con el chupete mientras otros coetáneos no lo hagan, probablemente está relacionado con la fuerza de la succión e indudablemente con el tiempo. Parece que para que las malformaciones sean apreciables debe haber succión durante más de 6 horas al día.

Si la succión no nutritiva se mantiene, los dientes centrales inferiores se desvían hacia dentro, mientras que las mismas piezas en la parte de arriba, tienden a separarse y a sobresalir hacia fuera. Con el tiempo los caninos (colmillos) chocan entre sí y ambas filas de dientes no cierran correctamente. Es lo que se conoce como mordida abierta (dientes de conejo).

Además la acción de succionar pone en función diferentes músculos de la cara, que junto a la posición de la lengua, hacen que las líneas superiores e inferiores pierdan su paralelismo, lo que dará lugar a largo plazo a una mordida cruzada.

Antes de los tres años las lesiones suelen ser reversibles, ya que no se afecta el hueso ni la articulación temporomandibular. Pasada esa edad, las posibilidades de necesitar tratamiento de ortodoncia aumentan significativamente.

“Quitar” el chupete siempre suele ser complicado. Quizá lo más fácil es desde el principio, no crear una dependencia excesiva y que quede lo más pronto posible limitado a la conciliación del sueño o momentos en los que el niño necesita consuelo. Aun así, hay cierta “crisis” que hay que pasar.

Problemas dentales del chupete
Vota

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario. Más información

Las opciones de cookies en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" y así poder ofrecerte una mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando por este sitio web o haces clic en "Aceptar", estarás consintiendo el uso cookies de este sitio. Política de Cookies

Cerrar