• Español
  • Inglés

Horario : Lunes a Viernes 10-14h y 16-20h  - Contacto : Nuestra clínica dental en Alcalá de Henares: 912 61 97 25/44

La lactancia y el buen desarrollo bucodental

La lactancia materna favorece el buen desarrollo bucodental en los bebés

Más allá de las propiedades de la leche materna, la conexión que existe entre madre e hijo con la lactancia, hay otras razones para que el recién nacido reciba el pecho y es la formación bucodental.

Como dentista infantil en Alcalá de Henares, de la clínica Saludalia Dental, señalamos que la mayoría de las personas no saben que el niño nace con ciertas características en su cavidad bucal que mejoran con la lactancia materna, hasta el punto de no tener que necesitar ortodoncia en su futuro.

En los bebés, el tamaño del maxilar superior es mayor al inferior y el inferior suele estar en una posición más distal en relación al superior. Por ello, al succionar del pecho de su madre, el bebé logra que la mandíbula avance desde su posición retrasada con respecto al maxilar, a una posición mesial.

La lengua, también toma una posición adecuada a lo largo de la toma del pecho. Esto ocurre porque, tal y como destaca el presidente de la Sociedad Española de Ortodoncia (SEDO), Juan Carlos Pérez Varela, para obtener la leche del seno el bebé debe elevar la mandíbula hacia adelante. Cuando se alimenta al bebé con ayuda de un biberón, independientemente de que la leche sea materna o de fórmula, ya no tendrá que realizar el esfuerzo que hace con el pecho de su madre. Y al no haber una intensa actividad mandibular y maxilar, no se desarrolla adecuadamente la cavidad bucodental.

En el caso del biberón, la lengua del neonato permanece baja y adelantada, los rodetes y la musculatura de los labios no oprimen la tetina y, por ese motivo, apenas hay acción muscular. De hecho, hay estudios que revelan que los bebés que han tomado pecho tienen menos posibilidades de tener discrepancias en el tamaño de los maxilares que aquellos que fueron alimentados únicamente con biberón.

Durante la fase de succión y deglución del bebé intervienen músculos maxilofaciales que producen movimientos anteroposteriores de la mandíbula, conduciendo a un avance mandibular y a una relación favorable con el maxilar superior.

Con los movimientos que hace el neonato para alimentarse desarrolla la musculatura oral y rara vez tendrán problemas en las funciones básicas de la boca: succión, deglución y respiración. Esto hace que no se esperen anomalías dentomaxilofaciales y maloclusiones dentales (sobre todo mordida abierta). Al contrario, el bebé alimentado solo con biberón tiene riesgos de sufrir deglución atípica, disfunción masticatoria, dificultades en la fonoarticulación del lenguaje y respiración oral.

Sobre la respiración nasal, la lactancia materna es la mejor forma de provocarla en el neonato, porque al mamar del pecho el niño refuerza el circuito de respiración nasal fisiológico con una correcta sincronización, lo que produce una expansión del suelo de las fosas nasales y el adecuado desarrollo transversal del maxilar superior.

Desde nuestra clínica Saludalia Dental destacamos otro de los beneficios de la lactancia, la calidad de la leche que el neonato toma. Su riqueza en grasas produce tejidos y esmalte dental de gran resistencia, característica importante para la dentadura que tendrá en el futuro.

En cuanto a los hábitos, la lactancia también es un hábito a su favor. Un niño alimentado frecuentemente por el pecho de su madre no buscará chuparse el dedo o llevarse objetos a la boca como otro que no recibe lactancia. La razón reside en que cuanto más tiempo son alimentados por pecho, menos se chupan el dedo o recurren a chupetes, porque cubren sus necesidades de succión no nutritiva mediante la succión del pecho.

El SEDO da una recomendación de higiene para los niños en lactancia materna: las rutinas deben comenzar justo cuando aparecen las primeras piezas dentales, que es normalmente entre los seis y los nueve meses de edad. El objetivo es prevenir la llamada caries del lactante que, aunque la leche materna crea una protección, ningún bebé está exento.

Como especialista en odontopediatría en la clínica dental en Alcalá de Henares, Saludalia Dental, es imprescindible que cada vez que el niño es alimentado, su boca debe ser higienizada, limpiando con cepillos especiales al menos el único diente que pueda tener y toda la cavidad. Es bueno recordar que antes de las primeras erupciones, la boca se higieniza con una gasa húmeda envuelta en el dedo de su madre.

Se conoce que la leche materna no produce caries, pero también posee azúcares y otros factores que pueden influir en la aparición de las caries del lactante, muy complicada para curar.

Generalmente, la lactancia materna se da cuando el bebé lo pide. Mueve la cabeza, busca el seno de su madre y llora. Es importante que tras la toma, la boca del niño sea higienizada con los rigores de cualquier hora del día.

La lactancia materna favorece el buen desarrollo bucodental en los bebés
Vota

La Doctora Beatriz Ruiz es licenciada en Odontología por la Universidad Alfonso X El Sabio de Madrid. Especializada en Odontopediatría, cuenta con un Máster de Ortodoncia y Ortodoncia dentofacial y  Ortodoncia Avanzada. Es odontopediatra en Saludalia Dental Alcalá de Henares.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario. Más información

Las opciones de cookies en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" y así poder ofrecerte una mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando por este sitio web o haces clic en "Aceptar", estarás consintiendo el uso cookies de este sitio. Política de Cookies

Cerrar