• Español
  • Inglés

Horario : Lunes a Viernes 10-14h y 16-20h  - Contacto : Nuestra clínica dental en Alcalá de Henares: 912 61 97 25/44

La importancia del Fluor

Es un elemento natural que se encuentra en la corteza terrestre y tiene una distribución extensa en la naturaleza. Algunos alimentos y depósitos de agua contienen flúor.

A menudo, se agrega flúor al agua potable como elemento reductor de las caries. En la década de los 30, los investigadores detectaron que las personas que tomaban agua naturalmente fluorada presentaban un número de caries menor (dos tercios) que las que vivían en zonas de agua no fluorada. Los estudios realizados han demostrado repetidas veces que si se agrega flúor a los depósitos de agua de la comunidad, el número de caries en la población disminuye. La ADA (Asociación Dental de EE.UU.), la Organización Mundial de la Salud y la Asociación Médica de EE.UU. entre otras organizaciones, han recomendado el uso de flúor en los depósitos de agua debido a su efecto contra las caries.

¿Cómo trabaja el flúor?
El flúor previene contra las caries de dos formas:

  • Se concentra en los huesos y en los dientes en desarrollo de los niños y fortalece el esmalte de los dientes de bebés y adultos antes de que erupcionen.
  • Ayuda a endurecer el esmalte de los dientes adultos que ya han erupcionado.

Trabaja en los procesos de desmineralización y remineralización que naturalmente ocurre en la boca.

  • Después de comer se producen ácidos que ocasionan la desmineralización: una disolución del calcio y el fósforo que se encuentra debajo de la superficie dental.
  • En otros momentos se produce exactamente lo opuesto, la saliva ayuda a reponer el calcio y fósforo que conservan la fortaleza de los dientes. Este proceso se denomina remineralización. Cuando el flúor está presente en la remineralización, los minerales depositados son más duros y ayudan a fortalecer sus dientes evitando la disolución que se produciría en la próxima fase de desmineralización.

¿Cómo sé si el nivel de flúor ingerido es suficiente?
Si el agua potable de su zona es fluorada, el cepillado regular con cremas dentales fluoradas es suficiente para niños y adultos con dientes saludables y bajo nivel de predisposición a las caries.

Si el agua de su comunidad no es fluorada y no tiene suficiente flúor naturalmente (el valor óptimo es una parte por millón), su dentista o pediatra prescribirá tabletas de flúor o gotitas para que los niños tomen diariamente. Su dentista puede indicarle la cantidad de flúor adecuada para su familia, por lo tanto, pregúntele sobre el tema y él le aconsejará.

Si el agua que consume proviene de depósitos públicos, llame a las autoridades locales del agua y averigüe si está fluorada. Si proviene de un pozo privado, llame a una empresa independiente que brinde servicios de ensayos de agua y hágala analizar.

“Todo el mundo debería tomar flúor a diario”, dice la Dra. Joan Gluch, Vicedecana para las Relaciones con la Comunidad y Directora del Programa de Fomento de la Salud de la Facultad de Odontología de la Universidad de Pennsylvania. “El flúor no sólo sirve para los niños.”

Hace veinte años, los dentistas pensaban que el flúor actuaba principalmente reforzando los dientes en fase de desarrollo, lo que significaba que las campañas para el uso de flúor se centraban principalmente en los niños pequeños. Hoy en día, los estudios han demostrado que el flúor, tomado tópicamente, como por ejemplo en pastas de dientes, enjuagues y tratamientos con flúor, es probablemente más importante para prevenir la caries que para reforzar los dientes en desarrollo.

Independientemente del riesgo que corran, todos los adultos deberían utilizar una crema dental con flúor. Además, existen enjuagues con flúor que se pueden usar una o dos veces al día. La pasta de dientes aporta aproximadamente 1000 partes por millón de flúor y el enjuague cerca de 250 partes por millón.

Si cree que corre un gran riesgo de tener caries, pídale a su dentista que le haga un tratamiento de flúor en su consulta. En este tipo de tratamiento, el dentista o higienista dental seca los dientes y los pinta con un gel o pone un gel o una espuma en una férula dental que se coloca en la boca del paciente entre uno y cuatro minutos. También le puede poner barniz o gel en las raíces de los dientes. El dentista le pedirá que no coma ni beba nada y que intente no fumar durante los 30 minutos siguientes al tratamiento. Los tratamientos con flúor realizados en consulta aportan altos niveles de flúor: entre 9000 y 20.000 partes por millón, dependiendo del tipo de tratamiento.

También puede aplicarse un tratamiento de flúor en casa todos los días. El flúor de estos tratamientos (que suelen hacerse con geles que sólo tiene el dentista) oscila entre las 1000 y las 5000 partes por millón. El dentista o higienista dental le puede recetar estos tratamientos según sus necesidades específicas y el riesgo que corra de desarrollar caries.

Finalmente, para saber hasta qué punto corre usted el riesgo de padecer caries, consulte con su dentista. Los dentistas y los higienistas dentales le recomendarán productos con flúor que, combinados con unos buenos hábitos higiénicos, el control de las comidas entre horas, los carbohidratos de la dieta, y el uso de productos antimicrobianos, contribuirán a reducir su probabilidad de sufrir nuevas caries.

“Los adultos deberían saber que los problemas dentales no tienen por qué ser parte del envejecimiento,” dice la Dra. Gluch. “El flúor y otros programas preventivos pueden hacer que los adultos mantengan sus dientes sanos año tras año.”

La importancia del Fluor
Vota

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario. Más información

Las opciones de cookies en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" y así poder ofrecerte una mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando por este sitio web o haces clic en "Aceptar", estarás consintiendo el uso cookies de este sitio. Política de Cookies

Cerrar